• VIVIR
    en obsequio de Jesucristo
    Carmelitas de la Antigua Observancia en Ontinyent (España)
  • MONASTERIO DE LA PURÍSIMA SANGRE DE CRISTO
    desde 1575 hasta Hoy
    Conjunto Monumental (siglos XVI-XVIII)
  • El Carmelo
    Una vida de Oración
    El alma descubre, a través de todas las cosas,
    a Aquel a quien ama y todo la lleva a El.

ORACIÓN

SILENCIO

RECOGIMIENTO

OCTUBRE MES DEL SANTO ROSARIO

Este 1 de octubre la Iglesia inicia la celebración del mes del Santo Rosario, una oración querida por muchos santos a lo largo de la historia y que fue difundida por Santo Domingo de Guzmán por petición de la Santísima Virgen María.

Según cuenta la historia, en la antigüedad romanos y griegos solían coronar con rosas a las estatuas que representaban a sus dioses, como símbolo del ofrecimiento de sus corazones. La palabra “rosario” significa “corona de rosas”.

Siguiendo esta tradición, las mujeres cristianas que marchaban al coliseo romano para ser martirizadas, llevaban sobre sus cabezas coronas de rosas como símbolo de alegría y de la entrega de sus corazones para ir al encuentro de Dios. Estas rosas eran recogidas en las noches por los cristianos, quienes recitaban una oración o un salmo por el eterno descanso de las mártires….

Más información

Noticias Actualidad

Lee aqui nuestras últimas noticias y actividades

Una vida de Contemplación y Oración

Video resumen de las actividades diarias en el convento.

Sierva de Dios
M. MARÍA CARMEN CRESPO ROIG

Septiembre - Noviembre 2021
HOJA Nº 49

Santísima Trinidad: Que infundisteis en vuestra Sierva María Carmen Crespo Roig, un ardiente amor a la Eucaristía, a la Stma. Virgen y a la Iglesia. Que le concedisteis un corazón compasivo a todas las necesidades del prójimo y una inquebrantable fe en la fuerza de la oración. Concedednos por su intercesión el favor que humildemente os suplicamos, y la gracia de su glorificación, si es vuestra voluntad. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén. – Padrenuestro, Avemaría, Gloria.

Acceder a Listado de Folletos

Reflexiones a la palabra de Dios

Domingo, 24 de octubre de 2021

30º del Tiempo Ordinario

Lecturas:

Jr 31, 7-9.   Reuniré ciegos y cojos.

Sal 125, 1-6.   El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres.

Hb 5, 1-6.   Tú eres sacerdote eterno según el rito de Melquisedec.

Mc 10, 46-52   ¡Maestro, que pueda ver!

La Palabra de Dios hoy nos habla de la lucha entre la luz y las tinieblas y del poder sanador y salvador de la fe. 

El Evangelio nos muestra el encuentro de Jesús con el ciego de Jericó, que vive en la oscuridad hasta que se encuentra con Jesús: Jesucristo es la luz y le da la luz que le permite ver.

En él estamos representados todos. Es nuestra propia historia. Tantas veces, tú y yo estamos como el ciego: sentados al borde del camino, pidiendo limosna. Tantas veces estamos cansados y agobiados, desencantados y frustrados, taciturnos y “de vuelta” de todo, faltos de confianza y de esperanza, llenos de heridas…

Y, tantas veces, perdidos y desorientados vamos mendigando la felicidad y la vida, y se la vamos pidiendo a los ídolos: a los afectos, al dinero, al éxito, al poder, al placer, a la belleza…

Y así acaba aumentando nuestro desencanto, al comprobar que los ídolos no pueden darnos la vida. Y por ese camino, fácilmente terminamos viviendo una vida a la que no acabamos de ver el sentido.

Y en medio de esta historia, -tu historia-, grita al Señor, dile: ¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!.

Y el Señor, que te ama y está ahí contigo, en medio de tus sufrimientos, te dice: ¿Qué quieres que haga por ti?.

¡Ábrele el corazón al Señor! ¡Entrégale al Señor tu vida, tus sufrimientos, tus heridas...! ¡Pídele lo que necesitas!

Pero, sobre todo, pídele como el ciego: «Señor, que recobre la vista», que pueda ver. ¡Pide el Espíritu Santo! Para que puedas ver que el Señor está contigo, que no deja de amarte nunca. Y entonces podrás seguir a Jesús alabándole y glorificándole por el camino.

Todos vivimos en la más profunda oscuridad hasta que nos encontramos con Jesucristo y dejamos que Él llene nuestro corazón.

Cuando Jesucristo llena nuestro corazón las tinieblas se desvanecen y vemos con claridad, aunque la amenaza de la oscuridad está siempre presente, y, por tanto, la vida cristiana es una permanente lucha entre la luz y las tinieblas. Ningún rincón de tu vida puede escapar a la luz de Cristo.

Bartimeo, tras recobrar la vista lo seguía por el camino: se convierte en su discípulo, participa con Jesús en el gran misterio de la salvación: Anda, tu fe te ha salvado. La fe es un camino de iluminación. 

A toda la tierra alcanza su pregón (cf. Sal 19, 5).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

¡Feliz Domingo, feliz Eucaristía!

Homilias de D. Jorge Miró

Acceder a reflexiones a la Palabra de Dios