• VIVIR
    en obsequio de Jesucristo
    Carmelitas de la Antigua Observancia en Ontinyent (España)
  • MONASTERIO DE LA PURÍSIMA SANGRE DE CRISTO
    desde 1575 hasta Hoy
    Conjunto Monumental (siglos XVI-XVIII)
  • El Carmelo
    Una vida de Oración
    El alma descubre, a través de todas las cosas,
    a Aquel a quien ama y todo la lleva a El.

ORACIÓN

SILENCIO

RECOGIMIENTO

TIEMPO PASCUAL

Queridos hermanos y hermanas: ¡Feliz Pascua!

Hoy resuena en todo el mundo el anuncio de la Iglesia: “¡Jesucristo ha resucitado! ¡Verdaderamente ha resucitado!”.

Esta Buena Noticia se ha encendido como una llama nueva en la noche, en la noche de un mundo que enfrentaba ya desafíos cruciales y que ahora se encuentra abrumado por la pandemia, que somete a nuestra gran familia humana a una dura prueba. En esta noche resuena la voz de la Iglesia: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!» (Secuencia pascual).

Es otro “contagio”, que se transmite de corazón a corazón, porque todo corazón humano espera esta Buena Noticia. Es el contagio de la esperanza: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!». No se trata de una fórmula mágica que hace desaparecer los problemas. No, no es eso la resurrección de Cristo, sino la victoria del amor sobre la raíz del mal, una victoria que no “pasa por encima” del sufrimiento y la muerte, sino que los traspasa, abriendo un camino en el abismo, transformando el mal en bien, signo distintivo del poder de Dios.                      (Papa Francisco).

Más información

Noticias Actualidad

Lee aqui nuestras últimas noticias y actividades

El domingo 1 de octubre fiesta de Santa Teresita del Niño Jesús, a las 18:00h, en el Monasterio de las Carmelitas de Ontinyent, con gran alegría se celebró la Profesión Temporal de Sor Mª Ramile...

Leer más

Una vida de Contemplación y Oración

Video resumen de las actividades diarias en el convento.

Sierva de Dios
M. MARÍA CARMEN CRESPO ROIG

Diciembre - Febrero (2020-2021)
HOJA Nº 46

Santísima Trinidad: Que infundisteis en vuestra Sierva María Carmen Crespo Roig, un ardiente amor a la Eucaristía, a la Stma. Virgen y a la Iglesia. Que le concedisteis un corazón compasivo a todas las necesidades del prójimo y una inquebrantable fe en la fuerza de la oración. Concedednos por su intercesión el favor que humildemente os suplicamos, y la gracia de su glorificación, si es vuestra voluntad. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén. – Padrenuestro, Avemaría, Gloria.

Acceder a Listado de Folletos

Reflexiones a la palabra de Dios

Miércoles, 14 de Abril de 2021.

Tiempo Pascual

Lecturas:

Hch 5, 17-26. Los hombres que encarcelasteis están en el templo.

Sal 33. Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha.

Jn 3, 16-21. Dios mandó su Hijo para que el mundo se salve por Él.

El amor de Dios es el punto de partida, el motor, y la razón de ser de toda la historia de la salvación: Dios nos ha creado por amor y quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.

La misión de Cristo en el mundo y en la historia es salvar, no condenar.

La salvación es un don gratuito que Jesucristo ha ganado para todos con su muerte y resurrección.

Pero es don, es gracia, que tú puedes acoger o rechazar. Este es el misterio y el drama de la libertad. Es lo que contemplamos estos días en los Hechos de los Apóstoles: hay muchos que acogen el regalo y se convierten y, en cambio, otros permanecen endurecidos y siguen rechazando a Jesucristo.

La Palabra nos recuerda, también que la fe en Jesucristo no es una teoría, una ideología, sino un modo de vida: Si el encuentro con el Señor es auténtico, cambia la vida del que lo acoge.

Podemos rechazar este regalo porque tenemos miedo a que la luz de Cristo nos invite a cambiar de vida.

También podemos caer, como nos recuerda el Papa Francisco, en la tentación del gnosticismo, tan de moda: buscar una espiritualidad sin un Dios personal, un Dios sin Cristo, un Cristo sin cruz y sin Iglesia, una caridad sin prójimo… (cf. Gaudete et exultate, 36s).

La Palabra también nos muestra algunos signos de estar acogiendo el don gratuito de la salvación.

Bendigo al Señor en todo momento. El cántico nuevo, la alabanza, es el cántico del hombre nuevo que sabe que no hay nada ni nadie que le pueda separar del amor de Dios.

Contempladlo, y quedaréis radiantes… que los humildes lo escuchen y se alegren. Otro signo es la alegría, alegría en medio de la cruz, del combate. Y también el escuchar y acoger confiadamente la Palabra del Señor porque sólo Tú tienes palabra de vida eterna.

El ángel del Señor acampa en torno a quienes lo temen y los protege. Otro signo es la confianza porque tú vas conmigo, Señor, tu vara y tu cayado me sosiegan.

Que en estos tiempos de dificultad y prueba podamos orar y vivir este Salmo.

¡Os daré un corazón nuevo!  (cf. Ez 36, 26).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Acceder a reflexiones a la Palabra de Dios