• VIVIR
    en obsequio de Jesucristo
    Carmelitas de la Antigua Observancia en Ontinyent (España)
  • MONASTERIO DE LA PURÍSIMA SANGRE DE CRISTO
    desde 1575 hasta Hoy
    Conjunto Monumental (siglos XVI-XVIII)
  • El Carmelo
    Una vida de Oración
    El alma descubre, a través de todas las cosas,
    a Aquel a quien ama y todo la lleva a El.

ORACIÓN

SILENCIO

RECOGIMIENTO

SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! ¡feliz fiesta!

Hoy, solemnidad de la Asunción de la Virgen María, el Evangelio nos ofrece el diálogo entre ella y su prima Isabel. Cuando María entra en la casa y saluda a Isabel, le dice: “Bendita eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre” (Lc 1,42). Estas palabras, llenas de fe y alegría y asombro, se han convertido en parte del “Ave María”. Cada vez que rezamos esta oración, tan hermosa y conocida, hacemos como Isabel: saludamos a María y la bendecimos, porque ella nos trae a Jesús.

María acoge la bendición de Isabel y responde con el cántico, un regalo para nosotros, para toda la historia: el Magnificat. Es un canto de alabanza. Podemos definirlo como “el cántico de la esperanza”. Es un himno de alabanza y exultación por las grandes cosas que el Señor ha realizado en ella, pero María va más allá: contempla la obra de Dios a lo largo de la historia de su pueblo….

PAPA FRANCISCO.

Más información

Noticias Actualidad

Lee aqui nuestras últimas noticias y actividades

El día 7 de este mes de Julio empieza en nuestra Iglesia, la Novena a nuestra Stma. Madre la Virgen del Carmen. A las 8:30 de la mañana la santa Misa y seguidamente se canta las "Alegrías de la Vir...

Leer más

Hace tres años pronuncié mis primeros votos de Castidad, Pobreza y Obediencia en nuestra amada Orden; ahora convencida aún más de que Jesús es mi todo y deseosa de corresponder a su Amor "Viviend...

Leer más

Una vida de Contemplación y Oración

Video resumen de las actividades diarias en el convento.

Sierva de Dios
M. MARÍA CARMEN CRESPO ROIG

Junio - Agosto 2022.
HOJA Nº 52

Santísima Trinidad: Que infundisteis en vuestra Sierva María Carmen Crespo Roig, un ardiente amor a la Eucaristía, a la Stma. Virgen y a la Iglesia. Que le concedisteis un corazón compasivo a todas las necesidades del prójimo y una inquebrantable fe en la fuerza de la oración. Concedednos por su intercesión el favor que humildemente os suplicamos, y la gracia de su glorificación, si es vuestra voluntad. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén. – Padrenuestro, Avemaría, Gloria.

Acceder a Listado de Folletos

Reflexiones a la palabra de Dios

Martes, 16 de agosto de 2022

San Esteban de Hungría

Lecturas:

Ez 28, 1-10.  Eres hombre y no Dios; te creías listo como los dioses.

Dt 32, 26-36.  Yo doy la muerte y la vida.

Mt 19, 23-30.   Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de los Cielos.

La Palabra que el Señor nos regala hoy nos invita, como siempre, a la conversión.

En la primera lectura, el Señor nos previene contra la peor de todas las idolatrías: Se enalteció tu corazón y dijiste: “Soy un dios y estoy sentado en el trono de los dioses”.

Una idolatría que a veces se manifiesta en la soberbia de querer ser tú el señor de tu historia, el dueño de tu vida, el que establece lo que está bien y lo que está mal: Tú que eres hombre, y no dios, pusiste tu corazón como el corazón de Dios.

Esta idolatría se manifiesta también robándole la gloria a Dios: ¿Cómo puede uno perseguir a mil, y poner en fuga a diez mil, si no fuera porque los ha vencido su Roca, y el Señor los ha entregado?

Se manifiesta en la incapacidad de ver las obras que Dios está haciendo en tu vida y, acabar creyendo todo es fruto de la casualidad o de la suerte o fruto de tu trabajo y tu buen hacer. Incapacidad para descubrir que todo es don, todo es gracia

Por eso, la conversión se manifiesta en el desprendimiento. Ser discípulo es poner toda la vida bajo el señorío de Jesucristo. Es confesar -con la palabra y con la vida- que Jesús es el Señor y tú el siervo; que Él es el Maestro, y tú el discípulo.

El desprendimiento del dinero es un signo de algo más profundo: del desprendimiento del orgullo, de la arrogancia, de la soberbia, de la vanidad, de la prepotencia, de la autosuficiencia… No se puede servir a dos señores.

Al cielo se sube, bajando.  Hay que acoger el reino como un niño pequeño, recibirlo con sencillez como don gratuito del Padre, en lugar de exigirlo como un derecho, o pretender comprarlo con nuestros méritos.

Yo abro brecha delante de vosotros (Cf. Miq 2, 12-13).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Acceder a reflexiones a la Palabra de Dios