Viernes, 15 de octubre de 2021

Santa Teresa de Jesús

Lecturas:

Si 15,1-6. La llena de sabiduría e inteligencia.

Sal 88. Contaré tu fama a mis hermanos, en medio de la asamblea te alabaré.

Mt 11,25-30. Soy manso y humilde de corazón.

Hoy en el Evangelio el Señor Jesús nos dice unas palabras que siempre nos conmueven: Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.

Tal vez esta sea tu situación hoy. Tal vez estés cansado y agobiado por las dificultades de la vida cotidiana: problemas, debilidades, incomprensiones, fracasos, pecados, heridas, frustraciones, enfermedades, impotencias, miedos…

La gran trampa que nos tiende el Maligno es hacernos dudar del amor de Dios y llevarnos a vivir solos, en nuestras fuerzas y separados de la comunidad. Y entonces, fácilmente nos quedamos atrapados en nuestro cansancio y terminamos agotados, llenos de quejas y amarguras, de resentimientos que no hacen sino aumentar nuestro dolor.

Y hoy el Señor, que te ama, que es fiel y se acuerda de su alianza eternamente, te dice: Ven a mí. Entra en mi corazón. ¡Entrégame tu cansancio y tus agobios! ¡Descansa en mí!

Toda esta experiencia es una invitación a la humildad, a reconocer que tú no eres dios. Que tú no te das la vida a ti mismo. Que sólo Dios ES. Que, como dijo santa Teresa, sólo Dios basta.

El Señor te invita a dejar que tu vida la lleve Él. Ahí encontrarás tu descanso: en poder vivir cada día no como a ti te apetece, no como el mundo te sugiere, no endureciendo tu corazón; sino en vivir con un corazón manso y humilde en el que Jesucristo sea el Señor. ¡Confía en el Señor! ¡Nadie te ama como Él!

¡Ánimo! ¡Pide el don del Espíritu Santo!

Pídele que avive en ti el don de sabiduría para que puedas ver que el Señor hoy está contigo, que anda entre las ollas y pucheros; que puedas ver que te ama y cuida de ti y, así, puedas saborear la vida y disfrutarla, no porque todo sale como tú habías pensado, sino porque ves como Él lo hace todo nuevo.

A toda la tierra alcanza su pregón (cf. Sal 19, 5).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios