Sábado 20 de Febrero de 2021

Lecturas:

Is 58, 9b-14.  Cuando partas tu pan con el hambriento, brillará tu luz.

Sal 85, 1-6.  Enséñame, Señor, tu camino, para que siga tu verdad.

Lc 5, 27-32.  Los fariseos maldecían contra los discípulos de Jesús.

La Palabra que el Señor nos regala hoy te invita a descubrir el camino que el Señor te propone para tener ese encuentro con Él y poder vivir no solo la Pascua, sino toda tu vida en clave de misterio pascual: Estoy crucificado con Cristo; vivo, pero no soy yo el que vive, es Cristo quien vive en mí. Y mi vida de ahora en la carne, la vivo en la fe del Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí (cf. Gal 2, 19-20).

Este camino es el discipulado. En el Evangelio hemos escuchado la vocación, la llamada, de Mateo: Sígueme.

También el Señor te dirige esta llamada. ¿Por qué? Por pura gracia, por puro amor. La elección es gratuita. No eres mejor que otros. El que Jesús llamara a Mateo escandalizó a muchos.

Cuánto más pobre te veas y te reconozcas, ¡mejor! ¡Más le dejarás hacer al Señor! La autosuficiencia, la soberbia, la apariencia estorban a la acción de la gracia de Dios.

Y ¿cómo hay que responder? Pues, si aceptas la llamada, el evangelio nos lo ha dicho:

Dejándolo todo. Toda atadura, todo aquello que te dificulta seguir a Jesús: especialmente, tus pecados, la mundanidad, tus proyectos, tus seguridades…

Se levantó. El Señor te invita a vivir una vida nueva, la vida que el Espíritu Santo está haciendo en ti, si le dejas hacer. Por eso hay que dejar los “proyectos”, especialmente tu proyecto de santidad.

Y lo siguió. ¿A dónde? A vivir una vida de intimidad con el Señor, a vivir en su Cuerpo, que es la Iglesia, y a la misión que el Señor te encomiende.

Leví ofreció en su honor un gran banquete. Si acoges a Jesús y dejas que el Espíritu Santo viva y actúe en tu corazón… van apareciendo los frutos: alegría, paz, generosidad, alabanza, entrega… (cf. Gal 5, 22-23).

¡Os daré un corazón nuevo!  (cf. Ez 36, 26).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios