Sábado, 17 de Abril de 2021

Lecturas:

Hch 6, 1-7.  Eligieron a siete hombres llenos del Espíritu Santo.

Sal 32.  Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros.

Jn 6, 16-21.  Vieron a Jesús caminando sobre el mar.

En el Evangelio contemplamos el milagro de Jesús caminando sobre el lago. Con este signo Jesús manifiesta que es Dios, Señor de la naturaleza, y describe la marcha de la Iglesia a través del mundo en medio de dificultades y tormentas que pueden llevarnos al temor, al "des-encanto", al "des-aliento" (que recuerda, vienen del "des-monio").

Jesucristo, también es Señor de la historia y de tu historia, y sólo su presencia es capaz de hacer que la barca llegue a la otra orilla.

Por eso, esta Palabra nos invita a vivir en la confianza. En medio de las dificultades, de los combates, de las persecuciones, de las dudas…, en medio de tu historia concreta está el Señor, que hoy te dice a ti: Soy yo, no temáis.

El Señor Resucitado está contigo todos los días, hasta el final de los tiempos. Él es fiel y no deja de amarte nunca.

Lo hemos cantado en el Salmo: la palabra del Señor es sincera, y todas sus acciones son leales… su misericordia llena la tierra… Los ojos del Señor están puestos en quien lo teme, en los que esperan en su misericordia, para librar sus vidas de la muerte y reanimarlos en tiempo de hambre.

La santidad es parresía: es audacia, es empuje evangelizador que deja una marca en este mundo. Para que sea posible, el mismo Jesús viene a nuestro encuentro y nos repite con serenidad y firmeza: «No tengáis miedo» (Mc 6,50). «Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos» (Mt 28,20). Estas palabras nos permiten caminar y servir con esa actitud llena de coraje que suscitaba el Espíritu Santo en los Apóstoles y los llevaba a anunciar a Jesucristo (cf. Francisco, Gaudete et exultate, 129).

¡Os daré un corazón nuevo!  (cf. Ez 36, 26).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios