Sábado, 11 de diciembre de 2021

San Dámaso

Lecturas:

Eclo 48, 1-4.9-11.  Surgió Elías, un profeta como un fuego.

Sal 79, 2.3.15-19.  Oh Dios, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve.

Mt 17, 10-13.  Pero os digo que Elías ya ha venido y no lo reconocieron.

Continúa la Palabra invitándonos a abrir el corazón al Señor para que pueda entrar y ser el Señor de tu vida. En el Aleluya hoy hemos cantado: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos.

Y nos ha propuesto las figuras de Elías y de Juan el Bautista.

Elías, cuyo nombre significa el Señor es mi Dios, es el hombre suscitado por Dios para llevar al pueblo a la conversión, a reconocer al Señor como único Dios, frente a la tentación de la idolatría.

Elías desapareció misteriosamente de la vista de los que le rodeaban, arrebatado por el torbellino hacia el cielo (cf. 2 Re 2, 1-18).

A este “rapto” misterioso corresponderá un retorno escatológico: Mirad, os envío al profeta Elías, antes de que venga el día del Señor, día grande y temible. Él convertirá el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia sus padres… (cf. Mal 3, 23-24).

Por ello, el pueblo de Israel esperaba el regreso de Elías preparando la llegada del Mesías. El evangelio nos muestra cumplida esta espera en la persona de Juan Bautista, de una forma misteriosa.

Y Elías es figura de Jesucristo. Elías hizo bajar fuego del cielo, en la lucha contra los baales; Jesús trae un nuevo fuego: el Espíritu Santo, que arde, pero no quema; que purifica, pero no destruye; que renueva, recrea y nos hace adorar al Padre en espíritu y en verdad.

Para preparar el corazón es necesario vivir con el celo de Elías y de Juan el Bautista: poner al Señor en el centro: ¡no adoréis a nadie más que a Él! ¡Él es el Rey! Y vivir con auténtico espíritu de conversión. No con una conversión moralista, sino dejando que, de verdad, Jesucristo sea el Señor de tu vida, ¡de toda tu vida!

A toda la tierra alcanza su pregón (cf. Sal 19, 5).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios