Miércoles, 9 de junio de 2021

San Efrén

Lecturas:

2 Cor 3, 4-11.  Para ser ministros de una alianza nueva: no de la letra, sino del Espíritu.

Sal 98.  Santo eres, Señor, nuestro Dios.

 Mt 5, 17-19. No he venido a abolir sino a dar plenitud.

En la primera lectura, san Pablo se presenta como Apóstol que ha sido capacitado por Dios para ser ministro de una alianza nueva: no de la letra, sino del Espíritu.

La Nueva Alianza está escrita no sobre tablas de piedra, sino en el corazón del hombre. Y no es letra muerta, sino Espíritu que da vida.

Esto significa que Cristo expresa el sentido pleno y espiritual de la antigua ley. Su palabra, acogida con fe, engendra un hombre nuevo, con un corazón y un espíritu nuevo. Con una manera de amar, de esperar, de vivir… totalmente nuevos.

La Nueva Alianza es el Espíritu Santo infundido por el Señor en el corazón del cristiano para “resucitar” a la gracia del perdón y a la gloria definitiva.

Y Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: «¡Abba, Padre!». Así que ya no eres esclavo, sino hijo… Para la libertad nos ha liberado Cristo… Pero no utilicéis la libertad como estímulo para la carne… caminad según el Espíritu… el fruto del Espíritu es: amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, lealtad, modestia, dominio de sí… los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con las pasiones y los deseos  (cf. Gal 4, 6s; 5, 13s).

Por eso, el Evangelio nos invita a descubrir que no somos dueños sino servidores de la Palabra. Nos invita a la fidelidad: El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos.

Y todo ello, no como una exigencia, sino como un don. No es una tarea que has de realizar tú con tus fuerzas, sino una obra que el Espíritu Santo realizará en ti… si tú te fías y le dejas hacer…

¡Os daré un corazón nuevo!  (cf. Ez 36, 26).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios