Miércoles, 22 de diciembre de 2021

Lecturas:

1 Sam 1, 24-28. Ana da gracias por el nacimiento de Samuel.

1 Sam 2, 1. 4-8. Mi corazón se regocija en el Señor, mi Salvador.

Lc 1,46-56. El poderoso ha hecho obras grandes en mí.

Hoy contemplamos el Magnificat de María. Esta es otra de las consecuencias de haber acogido el don del Espíritu Santo y vivir de la fe de mirarlo todo con los ojos de la fe.

La alabanza es el eco de la presencia y acción del Espíritu Santo en el corazón del creyente. La gratitud es la memoria del corazón: De lo que hay en el corazón rebosan los labios (Lc 6, 45).

Es la proclamación de que Dios existe y actúa en la vida; es el cántico del que ve el amor de Dios en medio de las circunstancias concretas de su vida. No el cántico de los que tienen una vida sin problemas, sino el agradecimiento de quien, en medio de las dificultades, problemas, sufrimientos, y combates, se encuentra con el Señor, que lo hace todo nuevo. Es la respuesta del que vive en la confianza, aunque no entienda muchas cosas.

Es el cántico del enamorado que disfruta del Amado. Este es el cántico nuevo, que brota del corazón que ha sido renovado por el Espíritu.

Por eso, es necesario que mires qué es lo que brota de tu corazón: si continuamente aparecen quejas, resentimientos, protestas, reclamaciones, envidias, rencores… ¡invoca al Espíritu Santo! ¡Déjate llenar por Él! Para ello, tendrás que vaciarte de ti mismo, yendo por el camino de la humildad y la sencillez, dejando que tu vida la lleve Él.

Y entontes también tú proclamarás la grandeza de Dios, porque ves el amor de Dios en medio de tu vida, porque experimentas que no estás solo, sino que Jesucristo vive en ti y lo transfigura todo.

Y así, puedes vivir en la alabanza, en la gratitud, en la bendición, porque no hay nada ni nadie que pueda separarte del amor de Dios.

Al cielo se entra cantando el Magnificat, cantando que el Señor ha hecho obras grandes en ti.

A toda la tierra alcanza su pregón (cf. Sal 19, 5).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios