Miércoles, 19 de mayo de 2021

Beatos Juan de Cetina y Pedro de Dueñas, mártires

Lecturas:

Hch 20,28-38. Os dejo en manos de Dios, que tiene poder para construiros y daros parte en la herencia.

Sal 67. Reyes de la tierra, cantad a Dios.

Jn 17,11b-19. Que sean uno, como nosotros.

Continuamos escuchando en el Evangelio de la Oración sacerdotal de Jesús.

Jesús pide para sus discípulos la unidad en el mutuo amor. Ninguna fuerza del mundo podrá separarlos de él. Jesús pide para sus discípulos protección y custodia: El mundo los ha odiado porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No ruego que los retires del mundo, sino que los guardes del mal

Estos son signos inequívocos de la acción del Espíritu: unidad y comunión; vivir en la verdad y en la fidelidad al Señor; vivir en el amor, como Cristo nos ha amado.

Y este es el peligro que acecha siempre a la Iglesia.  Por ello, san Pablo advierte a de los presbíteros de la Iglesia de Éfeso: Tened cuidado de vosotros y de todo el rebaño sobre el que el Espíritu Santo os ha puesto como guardianes para pastorear la Iglesia de Dios… Porque se meterán entre vosotros lobos feroces, que no tendrán piedad del rebaño… De entre vosotros surgirán algunos que hablarán cosas perversas para arrastrar a los discípulos en pos de sí.

La falsedad es la marca del diablo. Y suele ir acompañada de la codicia y de la vanagloria, de pretender robarle la gloria a Dios, porque en el fondo se vive en la idolatría.

En el centro de esta oración está la petición de consagración. Jesús dice al Padre: No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Santifícalos en la verdad: tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, así yo los envío también al mundo. Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad.

Consagrar es entregar algo totalmente a Dios. Por eso, tiene el significado de envío, de misión. Entregar a Dios quiere decir ya no pertenecerse a sí mismo, sino al Señor. Para lo que Él quiera.

Es vivir no con espíritu de siervo, sino de amigo. Y el que ama simplemente disfruta dándose.

Que en este tiempo de dificultad y de gracia también tú puedas abrirte a la acción del Espíritu Santo y puedas experimentar que hay más dicha en dar que en recibir.

¡Os daré un corazón nuevo!  (cf. Ez 36, 26).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios