Miércoles, 16 de junio de 2021

Lecturas:

2 Cor 9, 6-11. Dios ama al que da con alegría.

Sal 111.  Dichoso quien teme al Señor.

Mt 6, 1-6. 18-19. Tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.

Hoy el Señor nos invita a evitar tres grandes tentaciones: vivir en la apariencia, robarle la gloria a Dios y ser tacaños. Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos… cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha... el que siembra tacañamente, tacañamente cosechará…

Jesús nos invita a practicar el ayuno, la oración y la limosna, las tres obras de misericordia fundamentales previstas por la ley de Moisés.

Pero nos invita a vivirlo con un espíritu nuevo. Porque con el tiempo, los fariseos cayeron en el formalismo exterior o se convirtieron en un signo de superioridad (cf. el fariseo y el publicano, Lc 18).

Ni brotan del deseo de ser vistos por los demás, ni buscan el aplauso o la admiración humanas, ni pretenden “comprar” la salvación o tranquilizar la conciencia.

El discípulo da limosna, ora y ayuna en presencia del Señor y para servirle. Lo hace desde la gratuidad y sin esperar nada a cambio; ni siquiera el reconocimiento.

El ayuno, la oración y la limosna brotan de un corazón enamorado y agradecido; de un corazón lleno de alegría y confianza porque está habitado por el Espíritu Santo. Dios ve en lo escondido del corazón, y esa es la verdadera recompensa.

Y uno de los signos de vivir en el Espíritu es la generosidad. Generosidad para con Dios y para con los hermanos. En cambio, cuando uno está cerrado a la acción del Espíritu o está abierto solo en apariencia, acaba viviendo para sí mismo; con un corazón tacaño y mezquino que actúa movido por cálculos interesados. Porque aún no ha descubierto que todo es don, todo es gracia y que se es más feliz al dar que al recibir (cf. Hch 20, 35).

Cuando se abre a la acción del Espíritu vive convencido de que Dios ama “al que da con alegría” y que el que siembra tacañamente, tacañamente cosechará; el que siembra abundantemente, abundantemente cosechará…, porque Dios tiene poder para colmaros de toda clase de dones.

Nos invita a vivir estas obras no por amor propio, sino por amor a Dios, como medios para nuestra conversión.

¡Os daré un corazón nuevo!  (cf. Ez 36, 26).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios