Miércoles, 14 de julio de 2021

San Camilo de Lelis

Lecturas:

Ex 3,1-6.9-12. El ángel del Señor se apareció en una llamarada entre las zarzas.

Sal 102. El Señor es compasivo y misericordioso.

Mt 11, 25-27. Has escondido estas cosas a los sabios y se las ha revelado a la gente sencilla.

La Palabra que el Señor hoy nos regala te invita a dejarle entrar en tu vida. Él está llamando a la puerta de tu corazón. Si le abres, entrará y comerá contigo (cf. Ap 3).

¡Dios te ama! Nadie te ama como Él. Él perdona todas tus culpas y cura todas tus enfermedades, el rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura. Él es compasivo y misericordioso (cf. Sal 102).

Pero ¿cómo hace el Señor esta obra? Lo hace por medio del Espíritu Santo.

En la primera lectura Yahvé le invita a Moisés a quitarse sus sandalias para acercarse a Él. Es decir, te invita a quitarte tus prejuicios, tus sospechas, tus recelos, tus títulos, tus seguridades… y a acercarte a Dios con humildad, como un niño y a acoger confiadamente el don del Espíritu Santo:

- que te hace vivir enamorado de Jesucristo vivo;

- que te permite acoger la Palabra de Dios no como una amenaza sino como una bendición;

- que pone sabor a tu vida de cada día, llenando tu corazón de gozo y de paz, aún en medio de la Cruz;

- que te concede poder mirar a las personas que el Señor ha puesto a tu lado con ojos de misericordia, como los de Dios;

- que te da luz para reconocer tus pecados, pero sin condenarte ni culpabilizarte, sino haciéndote sentir profundamente amado por Dios;

- que te hace gozar de tu vocación, como una gracia, como un don, como una respuesta a la llamada de amor de Dios;

- que te hace ver en la Iglesia el Cuerpo de Cristo, y te concede amarla;

- que llena tu corazón de alegría y así puede brotar de él la gratitud y la alabanza;

Este es el fuego de Dios. El fuego del Espíritu Santo. Es el fuego de la zarza que arde sin consumirse. Es la llama que arde, pero no quema; que purifica, pero no destruye. El dulce huésped del alma.

Este es el Dios que hoy te vuelve a decir: Yo soy, yo estoy contigo. No temas. Yo soy el Dios de tus padres… Yo soy fiel. Y no dejaré de amarte nunca.

Pero esto sólo lo pueden ver los que son como niños, los sencillos…

A toda la tierra alcanza su pregón (cf. Sal 19, 5).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios