Miércoles, 14 de Abril de 2021.

Tiempo Pascual

Lecturas:

Hch 5, 17-26. Los hombres que encarcelasteis están en el templo.

Sal 33. Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha.

Jn 3, 16-21. Dios mandó su Hijo para que el mundo se salve por Él.

El amor de Dios es el punto de partida, el motor, y la razón de ser de toda la historia de la salvación: Dios nos ha creado por amor y quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.

La misión de Cristo en el mundo y en la historia es salvar, no condenar.

La salvación es un don gratuito que Jesucristo ha ganado para todos con su muerte y resurrección.

Pero es don, es gracia, que tú puedes acoger o rechazar. Este es el misterio y el drama de la libertad. Es lo que contemplamos estos días en los Hechos de los Apóstoles: hay muchos que acogen el regalo y se convierten y, en cambio, otros permanecen endurecidos y siguen rechazando a Jesucristo.

La Palabra nos recuerda, también que la fe en Jesucristo no es una teoría, una ideología, sino un modo de vida: Si el encuentro con el Señor es auténtico, cambia la vida del que lo acoge.

Podemos rechazar este regalo porque tenemos miedo a que la luz de Cristo nos invite a cambiar de vida.

También podemos caer, como nos recuerda el Papa Francisco, en la tentación del gnosticismo, tan de moda: buscar una espiritualidad sin un Dios personal, un Dios sin Cristo, un Cristo sin cruz y sin Iglesia, una caridad sin prójimo… (cf. Gaudete et exultate, 36s).

La Palabra también nos muestra algunos signos de estar acogiendo el don gratuito de la salvación.

Bendigo al Señor en todo momento. El cántico nuevo, la alabanza, es el cántico del hombre nuevo que sabe que no hay nada ni nadie que le pueda separar del amor de Dios.

Contempladlo, y quedaréis radiantes… que los humildes lo escuchen y se alegren. Otro signo es la alegría, alegría en medio de la cruz, del combate. Y también el escuchar y acoger confiadamente la Palabra del Señor porque sólo Tú tienes palabra de vida eterna.

El ángel del Señor acampa en torno a quienes lo temen y los protege. Otro signo es la confianza porque tú vas conmigo, Señor, tu vara y tu cayado me sosiegan.

Que en estos tiempos de dificultad y prueba podamos orar y vivir este Salmo.

¡Os daré un corazón nuevo!  (cf. Ez 36, 26).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios