Miércoles 10 de Marzo de 2021

Lecturas:

Dt 4, 1.5-9.  Observad los mandatos y cumplidlos.

Sal 147, 12-20.  Glorifica al Señor, Jerusalén.

Mt 5, 17-19.  Quien los cumpla y enseñe será grande.

En nuestro camino hacia la Pascua, hacia el encuentro con Jesucristo vivo, hoy la Palabra nos invita a la conversión a la fidelidad.

 La fe es vivir una historia de amor con el Señor: haber descubierto que Dios te ama gratuitamente, que Jesucristo ha muerto y ha resucitado porque te ama, que el Espíritu Santo está realizando en ti la obra de la santidad, y vivir cada día respondiendo a este amor.

Por eso, la fe no es una carga, sino un don; no es una ideología, sino una vida; no es una exigencia, sino un regalo.

Porque no se vive con espíritu de esclavo, sino con corazón de hijo (cf. Rom 5, 5; 8, 15).

Y Dios que nos ama, nos habla, a través de su Palabra y también a través de los acontecimientos de la historia.

Como consecuencia de la Alianza que Dios ha hecho con su pueblo, Él nos regala los Mandamientos como las diez palabras de la vida, como el camino que nos lleva a la felicidad y a la vida eterna.

También nos invita a vivir la vida como historia de amor y de salvación: cuidado, guárdate muy bien de olvidar los sucesos que vieron tus ojos, que no se aparten de tu memoria mientras vivas; cuéntaselos a tus hijos y nietos.

Y todo vivido en fidelidad, que es una de las consecuencias del amor.

Fidelidad a la Palabra: no somos dueños, sino servidores de la Palabra, y no podemos manipularla ni “descafeinarla”, según nuestros intereses o conveniencias, tal vez porque confiamos en nuestras fuerzas y somos incapaces de acoger la novedad del Espíritu (cf. Placuit Deo 3).

Fidelidad a la historia: sin robarle la gloria a Dios, Glorifica al Señor, Jerusalén…, con ninguna nación obró así, ni les dio a conocer sus mandatos, sino proclamando tu Magnificat: que Dios es fiel y cumple sus promesas, que está haciendo en ti obras grandes.

¡Os daré un corazón nuevo!  (cf. Ez 36, 26).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios