Martes, 12 de octubre de 2021

La Virgen del Pilar

Lecturas:

Hch 1, 12-14.   Perseveraban en la oración con María, la Madre de Jesús.

Sal 26, 1-5.   El Señor me ha coronado, sobre la columna me ha exaltado.

Lc 11, 27-28.   Dichoso el vientre que te llevó.

Celebramos hoy la fiesta de la Virgen del Pilar. Y la Palabra que el Señor nos regala nos invita a escuchar: bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen.

Esta es una de las claves importantes del discipulado: para poder seguir a Jesús, primero hay que escucharle.

No es nada fácil escuchar. Nos cuesta escuchar. Esta es una de las consecuencias del pecado original: el hombre se volvió sordo y mudo.

Por eso, la Iglesia, en el rito del Bautismo hace el gesto del Effetá (ábrete): el ministro toca los oídos y la boca del recién bautizado, pronunciando esta palabra y diciendo: El Señor Jesús, que hizo oír a los sordos y hablar a los mudos, te conceda a su tiempo escuchar su Palabra y proclamar la fe, para alabanza y gloria de Dios Padre.

Y, así, por el Bautismo, la persona comienza a respirar el Espíritu Santo, que nos da un corazón nuevo, humilde para acoger confiadamente la Palabra del Señor, y agradecido para proclamar su amor gratuito, su misericordia entrañable, su fidelidad.

María es la mejor discípula, porque ha escuchado, ha -confiado y ha obedecido dejándose llevar por el Espíritu Santo.

María te invita hoy a vencer la sordera, también la sordera selectiva, aquella que te hace escuchar sólo lo que te interesa.

Te invita a pedir el Espíritu Santo: Él es quien prepara el oído y el corazón para poder escuchar la Palabra de Dios, para ponerla en práctica y vivir cada día en la voluntad del Señor.

La primera lectura nos muestra a María con los Apóstoles. Estar unidos y orar en común forma parte también de la esencia del discipulado. El Señor no te ha llamado a vivir la fe en solitario, sino en la familia de los discípulos, que es la Iglesia.

A toda la tierra alcanza su pregón (cf. Sal 19, 5).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios