Lunes, 12 de Abril de 2021

San Vicente Ferrer

Lecturas:

Ap 14, 6-7. Temed a Dios y dadle gloria.

Sal 95, 1-10. Contad a todos los pueblos las maravillas del Señor.

1 Cor 9, 16-19. 22-23. ¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!

Mc 16, 15-18. Id y proclamad el Evangelio.

Celebramos hoy en la Archidiócesis de Valencia la Solemnidad de San Vicente Ferrer.

San Vicente Ferrer acogió en su vida el don del Espíritu Santo, que realizó en él la obra de la santidad. La Palabra que proclamamos nos muestra algunos de los frutos que el Espíritu obró en san Vicente.

¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio! San Vicente recorrió buena parte de Europa y muchos de los pueblos de nuestra diócesis predicando, anunciando el Evangelio.

Y hoy nos recuerda que la Iglesia existe para la evangelización, y nos urge a la nueva evangelización tan necesaria en nuestra tierra en estos momentos.

El principio de la sabiduría es el temor de Dios (cf. Pr 1, 7; 9, 10), que es uno de los dones del Espíritu Santo. Este fue el centro de su predicación y de su vida.

Y hoy la memoria del Santo nos invita a volver a lo fundamental: sin mí no podéis hacer nada (cf. Jn 15, 5): a poner a Dios en el centro, a construir sobre la piedra angular que es Jesucristo, el Señor, el único Señor.

A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño, signos que indican la salvación recibirá el que acoja el Evangelio.

La predicación de San Vicente fue muy fecunda en milagros, en obras de misericordia y en frutos de paz y concordia entre las personas y los pueblos.

Y nos invita hoy a nosotros a acoger confiadamente el Evangelio, como una palabra que tiene vida eterna, que cambia la vida. Te invita a dejar que Jesucristo sea el Señor de tu vida, especialmente en estos tiempos de dificultad.

¡Os daré un corazón nuevo!  (cf. Ez 36, 26).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios