Jueves,28 de octubre de 2021

San Simón y San Judas, apóstoles

Lecturas:

Ef 2,19-22. Estáis edificados sobre el cimiento de los apóstoles.

Sal 18. A toda la tierra alcanza su pregón.

 Lc 6,12-19. Escogió a doce de ellos y los nombró apóstoles.

Celebramos hoy la fiesta de San Simón y San Judas Tadeo, apóstoles.

La primera lectura nos muestra a la Iglesia como un edificio construido sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, siendo la piedra angular Cristo mismo.

Nos invita a descubrir la eclesialidad de la fe. No hemos sido creados para la soledad, sino para la comunión y para la relación. Por eso somos conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios.

Estamos llamados a formar parte de una familia, en la que tenemos un Padre y unos hermanos. Hermanos que no hemos elegido, sino que nos han sido dados por Dios como un don para que el Espíritu Santo vaya “ensamblando” y levantando este edificio hasta formar un templo consagrado al Señor.

La Iglesia fue creada por medio del Espíritu Santo y sigue siendo criatura del Espíritu Santo, que la crea constantemente desde Pentecostés, a pesar de la debilidad humana, y la va guiando hasta la verdad plena.

Este Espíritu va realizando en nosotros –en la medida en que somos dóciles a sus inspiraciones– la obra de la santidad, que no es vivir en un perfeccionismo narcisista ni en un moralismo estéril, sino en vivir en la voluntad de Dios, vivir consagrados al Señor, para ser morada de Dios, por el Espíritu.

Eso es lo que llenará tu vida de sentido: si dejas que Dios –Padre, Hijo y Espíritu Santo– llene tu corazón, verás como dentro de ti brota un manantial de agua que salta hasta la vida eterna.

Verás cómo no estás solo, sino que el Señor vive en ti y hace nueva tu vida. Si crees ¡verás la gloria de Dios!

A toda la tierra alcanza su pregón (cf. Sal 19, 5).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios