Domingo 24 de Enero de 2021

DOMINGO DE LA PALABRA DE DIOS 3º del Tiempo Ordinario

Lecturas:

Jon 3, 1-5. 10. Los ninivitas habían abandonado el mal camino.

Sal 24. Señor, enséñame tus caminos.

1 Co 7, 29-21.  La representación de este mundo se termina.

Mc 1, 14-20. Convertíos y creed en el Evangelio.

Durante el Tiempo Ordinario, este año la Iglesia nos propone la lectura continua del Evangelio de san Marcos, en la que vamos a ir escuchando, domingo tras domingo, la predicación de Jesús. Y, para preparar bien tu corazón, de manera que sea tierra buena capaz de acoger la semilla de la Palabra, es necesario vivir algunas actitudes que son fundamentales.

Por ello, el domingo pasado la Palabra de Dios nos recordaba que Jesucristo no es un personaje más de la historia de la humanidad, sino que Él es verdadero Dios que ha venido a salvarnos: el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, y, por tanto, te invitaba a escuchar con atención la Palabra de Dios y a vivir no con el estilo de vida del mundo, sino con el de Cristo.

Hoy, la Palabra de Dios nos habla de algunas actitudes necesarias para poder acoger con provecho la predicación de Jesús: la conversión, el seguimiento de Cristo, y el descubrir que nuestra meta es la vida eterna.

Tener espíritu de conversión significa creer que Jesucristo es el único Maestro y el único Señor. Significa vivir cada día con el deseo y la ilusión de ser mejores, de crecer, de madurar, de cambiar aquellas actitudes de nuestra vida que no son conformes a la voluntad de Dios.

Tener espíritu de conversión significa no seguir sin más los deseos de tu corazón, herido por el pecado original, ni seguir las modas, ni el estilo de vida del mundo, sino fijarnos únicamente en Jesucristo. Significa pedirle cada día al Señor que te de un corazón nuevo, cada vez más semejante al suyo.

Convertirse es aceptar enteramente la voluntad de Dios, confiar en Él no buscando las seguridades humanas.

La conversión lleva al seguimiento total del Señor. Seguir a Jesucristo significa darte cuenta de que tener fe no es solamente tener cuatro ideas en la cabeza. Tener fe es estar enamorado de Jesucristo, es vivir una vida de amistad y de unión con Él. Es seguir sus pasos, recorrer el camino que Él nos ha marcado. Es no conformarse con un cumplimiento pasivo de los mandamientos, sino tratar de vivir cada día más unidos a Él, más llenos de Él.

 Descubrir que la meta es la vida eterna, es relativizar las cosas de este mundo, y tratar de poner tu corazón en Dios, y vivir siempre desde Dios. Es descubrir que el “negocio” más importante que tienes es la salvación, y que, ante Dios lo único que va a contar es tu fidelidad a su enseñanza, a su estilo de vida, y el ser rico en obras de misericordia.

El que, en medio de su debilidad –y por eso lo vive todo con humildad y agradecimiento– tiene estas actitudes, tiene la tierra de su corazón preparada para recibir la semilla de la predicación de Jesús, tiene el corazón bien dispuesto para acoger la Palabra y dar fruto abundante en su vida de cada día.

¿Cómo está tu corazón? ¿Estás preparado para seguir a Jesús? El Señor te llama, ¿te atreves a seguirle?

¡Feliz Domingo! ¡Feliz Eucaristía!

¡Os daré un corazón nuevo!  (cf. Ez 36, 26).

 ¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios