Domingo, 14 de Marzo de 2021

4º de Cuaresma Laetare

Lecturas:

2 Crón 36, 14-16. 19-23. La ira y la misericordia del Señor serán manifestadas en el exilio y en la liberación del pueblo.

Sal 136. Que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti.

Ef 2, 4-10. Muertos por los pecados, estáis salvados por pura gracia.

Jn 3, 14-21. Dios envió a su Hijo para que el mundo se salve por él.

Hoy celebramos el Domingo llamado de laetare, de la alegría, porque cantamos en la antífona de entrada: Festejad a Jerusalén, gozad con ella, todos los que la amáis; alegraos de su alegría, los que por ella llevasteis luto; mamaréis a sus pechos y os saciaréis de sus consuelos (cf. Is 66, 10).

¿Cuál es la causa de tanta alegría? La Palabra nos ha dado la respuesta: en el Evangelio hemos escuchado que tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Y también nos la dicho san Pablo: Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, estando nosotros muertos por los pecados, nos ha hecho revivir con Cristo —por pura gracia estáis salvados—, nos ha resucitado con Cristo Jesús y nos ha sentado en el cielo con él.

Esta es la causa de nuestra alegría: la fidelidad de Dios, la certeza de que no hay nada ni nadie que nos pueda separar del amor de Dios. La certeza de que la muerte ha sido vencida.

Dios, en su amor infinito, nos ofrece la salvación gratuitamente: por gracia estáis salvados, mediante la fe. Y esto no viene de vosotros: es don de Dios. Tampoco viene de las obras, para que nadie pueda presumir.

Dios nos invita a salir de la esclavitud del pecado y reconstruir nuestra historia desde su misericordia. Dios regala sin límites su amor. No ha enviado a su Hijo para condenar, sino para salvar. Nos pide, sin embargo, que creamos y amemos la luz para que nuestras obras estén hechas según su voluntad.

La Palabra de Dios nos presenta a Cristo crucificado como la luz y la salvación del mundo, la luz que ilumina de verdad nuestra vida, la luz que puede hacernos encontrar el sentido auténtico de la vida.

Pero esta salvación tiene que ser aceptada. Cuando vino la luz los hombres prefirieron las tinieblas a la luz. Renacer supone, en consecuencia, toda una actitud de conversión. Renacer supone abrirse al amor de Dios, dejarse amar por Él. Es dejarse transformar por el Espíritu Santo, el único que de verdad puede cambiar tu corazón.

La Palabra de Dios que proclamamos hoy te invita a salir de las tinieblas y a buscar la luz que es Cristo. Te invita a que examines tu propia vida a la luz de la enseñanza de Jesucristo y de la Iglesia, y que veas si se ajusta a la luz que es Cristo, o si todavía quedan zonas oscuras, llenas de tinieblas, que es preciso iluminar.

Es importante que descubras que la luz de Cristo debe iluminar toda tu vida: todos los aspectos y todos los ámbitos de tu vida deben ser iluminados por la luz de Cristo. Ningún rincón de tu vida puede escapar a esta luz. Si eres cristiano lo has de ser en todo lo que pienses, digas y hagas, pues somos obra suya. Nos ha creado en Cristo Jesús, para que nos dediquemos a las buenas obras.

¡Os daré un corazón nuevo!  (cf. Ez 36, 26).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥  (cf. Lc 11, 13).

¡Feliz Domingo! ¡Feliz Eucaristía!

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios