8 de Abril de 2021

Jueves de la Octava de Pascua

Lecturas:

Hch 3, 11-26.  Dios lo resucitó de entre los muertos.

Sal 8, 2.5-9.  Señor, Dios nuestro, qué admirable es tu nombre en toda la tierra.

Lc 24, 35-48.  Así está escrito: el Mesías padecerá y resucitará de entre los muertos al tercer día.

En el Evangelio contemplamos cómo los discípulos de Emaús, han regresado a Jerusalén y cuentan a los demás lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan.

Entonces, Jesucristo Resucitado se presenta en medio de ellos. No es un “fantasma”, ni una imaginación suya. Jesús les muestra las manos y los pies para que vean las señales de la crucifixión: el Resucitado es el Crucificado, que vive para siempre.

Y cuando entra Jesucristo, con el don de su Espíritu, trae la paz, abre el entendimiento para comprender las Escrituras, y envía a la misión: a ser testigos de lo que han visto y oído, a predicar la conversión y el perdón de los pecados.

Y ante toda esta Historia no cabe quedarse como curiosos espectadores.

Por eso, hoy el Señor también te pregunta a ti: ¿Por qué te alarmas?, ¿por qué surgen dudas en tu interior? Soy yo en persona. No estás solo. El Señor camina contigo.

Es el Señor Resucitado el que hoy está llamando a la puerta de tu corazón: si le abres, si le acoges, si te conviertes y le dejas ser Señor de tu vida, de tu noviazgo, de tu matrimonio, de tu sacerdocio, de tu consagración religiosa, de tu juventud, de tu trabajo, de tus estudios, de tu dinero, de tu diversión, de tu tiempo… de toda tu vida, te traerá la paz, la  bendición y el perdón de los pecados.

En este tiempo de dificultad el Señor te invita a orar con la Palabra, también te dice a ti: La paz contigo… ¿Por qué te alarmas? ¿Por qué surgen dudas en tu interior? Habla de todo esto con el Señor. Él te ama y está contigo. Está salvándote en medio de tu vida, de tu historia.

¡Os daré un corazón nuevo!  (cf. Ez 36, 26).

¡Ven Espíritu Santo! 🔥 (cf. Lc 11, 13).

Homilias de D. Jorge Miró

Volver a reflexiones a la Palabra de Dios